usos codigo qr

¿Quién lo diría? El uso de los códigos QR, una herramienta que lleva con nosotros desde hace ya más de diez años, parece haberse disparado gracias a una serie de circunstancias que nos han obligado a tener que usarlos en todo momento, haciéndole vivir ahora uno de sus momentos más dulces.

Estos pequeños “recuadros pixelados” que ya apenas resultan desconocidos, fueron ideados en 1994 por la subsidiaria de Toyota como un medio de organización y gestión de piezas dentro de su propia fábrica.

Desde la liberación del código QR y con el auge de la telefonía móvil con cámara y navegador integrados, se ha observado como una tecnología muy útil que, si bien ya era común verla en múltiples plataformas, nunca logró asentar la popularidad que un sistema como este podría ofrecer. Hasta ahora…

Qué son los códigos QR

Un código QR (Quick Response) es un pequeño fragmento gráfico que, a modo de matriz, contiene píxeles de colores contrastados, generalmente blanco y negro, cuya combinación y estructura sirve como contenedor de datos.

Esta información puede ser capturada a través de la cámara de un dispositivo inteligente desde un soporte físico (documentos impresos, por ejemplo) o desde una pantalla.

Algunos lo consideran el sucesor del código de barras. Y es que, de manera acertada, el Código QR expresa mediante una malla de píxeles alineados de manera horizontal y vertical una combinación de elementos similares a como lo hace el código de barras únicamente en una dimensión.

Tipos y formatos de Códigos QR más usados

Los códigos QR han sido empleados principalmente como un método para trasladar elementos impresos hacia el medio digital.

Probablemente el uso más común de los códigos QR sea el de incluir un enlace que conecte directamente hacia una página web.

Aunque es el modo más habitual de usar estas etiquetas, lo cierto es que el tipo de información que pueden contener es amplísimo, ya que estaremos capturando un código alfanumérico de hasta 4296 caracteres o información digital de hasta 2953 bytes.

Por tanto, un Código QR puede ser soporte de elementos tan dispares como la ya citada url de una web, un texto plano de hasta 400 caracteres, de un SMS, un número de teléfono e incluso de una tarjeta de visita.

¿Cómo se crea un Código QR?

Crear un Código QR es tan sencillo como acceder a esta página web: “Generador de Códigos QR”, seleccionar el uso para el que deseas utilizarlo y completar los campos solicitados.

Además de los anteriores, también podrás crear emails, un indicativo de geolocalización, puedes programar un evento que se almacene en tu app de calendarios o compartir un acceso que conecte instantáneamente con una WiFi.

Una vez configurados los campos solicitados, pulsa en “Generar Código QR” y este aparecerá ante ti para que puedas guardarlo como imagen y emplearlo a conveniencia.

Captura de pantalla de un celular

Descripción generada automáticamente

La segunda vida del Código QR. Historia de un desconfinamiento

Como en otros sectores, el Coronavirus ha llegado para cambiar muchos de nuestros hábitos, también el modo en el que consumimos y solicitamos la carta en un restaurante.

En España, con la llegada de la primera desescalada, que permitía volver a bares y terrazas después de más de dos meses de confinamiento, se prohibiría el uso de cartas físicas que pudieran ser manipuladas por más de un consumidor.

Como solución, algunos restaurantes comenzaron a ofrecer su menú en formato desechable, siendo lo más habitual la implementación de estas pequeñas etiquetas, los Códigos QR, que han inundado las mesas de estos establecimientos.

Las condiciones que han forzado a la ausencia de contacto con la idea de detener la propagación del virus han disparado su uso, mostrando el mayor interés por esta herramienta desde que se tiene registro:

Para ello, los negocios del sector hostelería han optado por implementar el uso del Código QR como enlace hacia el menú del propio restaurante dentro de su web. Los que aún no disponían de la suya, han preferido realizar fotografías del menú en formato físico y subirlo a plataformas como Google Drive o similares, enlazando mediante al archivo mediante el QR.

Si has optado por esta segunda opción, te recomendamos crear una página web para tu restaurante. En Alanto podemos ayudarte a desarrollarla e implementar un plan de marketing que haga despegar a tu negocio.

Contacta con nosotros

Otros motivos que justifican el aumento en el uso del Código QR

Pero no solo de desconfinamientos y restaurantes vive su nueva gloria el Código QR. Un mayor uso de la tecnología y su capacidad de adaptarse también al medio digital, han impulsado su uso.

Durante los últimos años se ha producido un aumento de la población con dispositivos inteligentes. Aunque ya llevan varios lustros entre nosotros, su uso se ha ultra-normalizado, llegando a ser ocupante habitual de los bolsillos de ciudadanos de todas las edades, también ancianos y adultos que ya se manejan a la perfección con WhatsApp y sus redes sociales.

Por otro lado, de un tiempo a esta parte, hemos visto como las cámaras de los teléfonos móviles ya integran lectores de código QR.

Hasta no hace mucho, era necesario recurrir a aplicaciones de terceros para poder realizar su lectura. Ahora es suficiente con abrir nuestra cámara y apuntar al código para que nos redirija al enlace sin necesidad de instalar nada.

Como método de acceso a eventos y medios de transporte

Tecnológicamente, el contexto pre-pandemia ya era caldo de cultivo para que los QR se terminasen de normalizar. Pero la necesidad de hacer variaciones inmediatas ha provocado que terminen por imponerse.

Si la primera desescalada provocó cambios en hostelería, otros sectores también han colaborado a que se incremente la presencia de los QR dados los requisitos del distanciamiento social.

Ha sucedido así en la asistencia a eventos, donde el acceso a la sala mediante una entrada con Código QR es casi de obligado cumplimiento, evitando de este modo la manipulación de papel como medio de difusión del virus.

Del mismo modo ha sucedido con otros sectores como los relacionados con viajes: nuestros billetes de autobús y avión también vienen adornados con un Código QR, convirtiéndolo en nuestra fuente de acceso a la cabina del vehículo o de la aeronave.

La identificación de usuarios mediante Códigos QR también en pantallas

Otro de los usos comunes que observamos es el de la identificación de un perfil de usuario mediante aplicaciones específicas.

Hasta no hace mucho, lo normal era imprimir el código QR que sirviese de acceso a una URL concreta. Cada vez son más las aplicaciones, sobre todo de tipo social, que generan un Código QR personal para cada usuario.

De este modo, mediante los comandos oportunos, dos usuarios podrán conectar de manera sencilla mientras que uno comparte su código generado dentro de la app y el otro lo lee con el propio lector que esta integra.

Es el caso de apps tan populares como LinkedIn o Pokemon Go, que nos permitirán agregar, sin necesidad de buscar, a nuestro futuro compañero o contacto.

¿Y en marketing? Qué usos tiene el Código QR

Uno de los sectores que más esfuerzos ha realizado por dar cabida al uso del Código QR ha sido marketing, que siempre ha visto una oportunidad en la posibilidad de trasladar al usuario desde el plano físico al digital a través de la captura mediante la cámara de su teléfono.

Entre sus principales usos:

Nos permite enviar al usuario a webs específicas de campañas que nacen en papel. Este es quizás uno de los métodos más clásicos. Seguramente habrás visto algún cartel o un panfleto que incluye un Código QR y te envía a una página desde la que acceder a:

  • La propia compra del producto anunciado
  • Un concurso
  • Una promoción
  • Acceso a contenidos exclusivos, solo desde la propia URL que genera el QR.
  • Información adicional sobre el producto
  • Políticas de condiciones de uso
  • Material extra como recetas o instrucciones de uso

Permite crear acceso a un formulario desde el que podremos realizar consultas al usuario sobre su experiencia con nuestro producto o nuestro servicio.

Tarjetas de visita, bien personales (para fomentar la venta B2B mediante Social Selling) o de negocio, desde donde actualizaremos promociones constantemente.

Tarjetas de despedida, por ejemplo en un hotel o en un restaurante, para fomentar la fidelización.

Invitación a nuestras Redes Sociales para que compartan su experiencia con nuestra marca, descubran material inédito que creemos para ellos en estos lugares o simplemente, para que empiecen a seguirnos.

Enlaces directos de descarga de una app o de un dossier.

¿Qué ventajas aportan a nuestra estrategia de marketing?

Además de todas las que hemos comentado a lo largo de este artículo, algunas de las ventajas del Código QR están principalmente relacionadas con la facilidad de trasladar elementos de la realidad a lo digital o de un dispositivo a otro, todo ello mediante la cámara de nuestros smartphones.

Instantaneidad, lo que también se traduce en un incremento de las interacciones entre usuarios y marca, ya que solo con clicar en el botón de cámara ya estaremos dando acceso directo a nuestra promoción.

Por otro lado, su compatibilidad con diferentes soportes es infinita, siempre que el usuario disponga de su cámara de fotos para captar el código. Es, sin lugar a dudas, una de las herramientas más versátiles y más interesantes a la hora de potenciar nuestras campañas de Marketing.

¿Te gustaría saber más sobre cómo usar los Códigos QR y cómo implementarlos en tus campañas de marketing? En Alanto, amamos nuestro trabajo. Como agencia especializada en publicidad y comunicación, queremos integrarnos y trabajar a vuestro lado para hacer brillar a vuestra marca. Si estás interesado en conocer nuestros servicios y cómo podemos ayudaros a despegar, contacta ahora con nosotros.

Contacto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *